Portal oficial de Turismo del Ayuntamiento de Artenara

Agenda Como llegar Galeria Que ver Donde comer Donde dormir Gastronomía Visita Guiada Plano turístico Historia Arqueología Etnografía Fiestas Reserva de la biosfera Espacios naturales Otros espacios Artenara Trail/Vertical Artenara Vertical Marcha cicloturista Escalada Otros eventos Guía de senderos Rutas recomendadas Otras rutas Contacto

A lo largo de su historia Artenara ha acumulado un patrimonio cultural propio de una sociedad agraria. Las expresiones etnográficas se manifiestan en el hábitat de la vivienda en cueva, en la artesanía tradicional entre las que sobresale la alfarería de Lugarejos, así como en las tradicicones festivas.

Las casas cuevas

El uso de cuevas como vivienda en Artenara se remonta a la época preeuropea. Tras la Conquista, las cuevas aborígenes son aprovechadas por la nueva población, costumbre que continúa hasta la actualidad. En Artenara se contabiliza el 17% de las 2.192 cuevas censadas en Gran Canaria, la única isla del Archipiélago que la utiliza como vivienda habitación.

Actualmente se excavan pocas cuevas, debido al retroceso de la población; no obstante, los antiguos piqueros han sido sustituidos por obreros que utilizan medios más modernos como el martillo neumático. En cuanto a su aspecto exterior, este tipo de vivienda ofrece características singulares. Dado la irregular disposición de las cuevas en diferentes alturas de la montaña, es frecuente encontrar escaleras de acceso toscamente labradas.

La artesanía

La artesanía en Artenara adquirió mucha importancia hasta un pasado reciente, como muestra de una sociedad agraria. La palma y la cestería es una actividad artesana residual, se sigue llevando a cabo por dos artesanos, Federico Alonso y Aventino Medina, fabricantes de escobas y pírganos (cestos elaborados con el nervio central de la hoja de la palmera). Con la caña Domingo Suárez elabora cañizos para curar el queso, juguetes tradicionales y jaulas. Maruca Sánchez por su parte utiliza varias técnicas para tejer el hilo. El tallado de madera es representado por José Díaz, con reproducción de diversos aperos de labranza.

 

Una actividad artesana que se mantiene es la alfarería de Lugarejos, donde se ha contruido un centro locero destinado a ecomuseo y elaboración de la tradicional cerámica que se caracteriza por ser elaborada manualmente, con el barro obtenido en la propia zona.

La elaboración de piezas de loza de barro en Lugarejos es una actividad de larga tradición prehispánica, manteniéndose muchas de las formas y decoraciones aborígenes encontradas en los yacimientos arqueológicos. Se realiza sin torno con el barro de la zona y ha servido tradicionalmente para proveer los hogares de lo necesario para la cocina, el almacenamiento de comida y la decoración. Hoy en día es elaborada por Mari León.