Portal oficial de Turismo del Ayuntamiento de Artenara

Agenda Como llegar Galeria Que ver Donde comer Donde dormir Gastronomía Visita Guiada Plano turístico Historia Arqueología Etnografía Fiestas Reserva de la biosfera Espacios naturales Otros espacios Artenara Trail/Vertical Artenara Vertical Marcha cicloturista Escalada Otros eventos Guía de senderos Rutas recomendadas Otras rutas Contacto

Salir en bicicleta desde el azul del mar de la Playa de las Canteras, y encontrarse horas más tarde recibiendo la caricia del sol en el cielo de Artenara a 1.270m de altitud, es un lujo que únicamente viviendo en Canarias podrás disfrutar. Nuestra orografía es una joya brillante, tan singular, que nos permite este tipo situaciones en muy pocos kilómetros, y hoy disfrutamos de uno de sus destellos.

En la 50ª edición de la subida Virgen de la Cuevita, lo único que empañó el estupendo día grancanario fue la pesadumbre de pensar que falta todo un año para volver a subir a ver a la Virgen en una marcha cicloturista. Este fue un poco el pensamiento que se nos quedó a todos los ciclistas, que en la mañana del domingo, disfrutamos de esta fiesta que todos los años se convierte esta cicloturista.

Los auténticos protagonistas del día fueron los ciclistas, y sin excepción, desde aquel que compite y decide participar a echarse unas risas sin tener que exigirse mucho, hasta el que hace el esfuerzo del año, porque apenas puede entrenar, pasando por el jubilado “corajudo” que lucha con éxito para detener el maldito reloj o el joven inexperto que desafía el reto, con el descaro que proporciona una juventud atrevida. Todos ellos estuvieron juntos hoy en la Subida de la Cuevita, derrochando risas y camaradería. Es curioso ver la transformación que sufre el pelotón grancanario, muchas veces acostumbrado a la dura competición, en una jornada como la de hoy, sabiendo aceptar que nada tiene que ver la rivalidad con la amistad y disfrutando de la compañía sin reparos, ni recelos. Felicidades a todos ellos.

Y por contar como fue la estrictamente la cicloturista decir que salieron únicamente unos 250 ciclistas (limitado por seguridad), hubo mucha gente que quedó fuera, pero los actuales planes de seguridad de tráfico son bastantes exigentes en este sentido; que la marcha vino llegando a Artenara para las 13:15 y que se subió a un ritmo bastante alegre a nuestro entender, lo que desmiente aquello de que las cicloturistas son muy lentas. El tiempo acompañó como nunca, pues no hizo un día de gran calor, para lo que estamos acostumbrados en estas latitudes en la época del año que nos encontramos. Que se hicieron dos avituallamientos, uno en el Balcón de Zamora donde aparte de continuar con las risas, se pudo reponer fuerzas; y donde se produjo una circunstancia que se nos escapa a entender, cuando un grupo de compañeros tomó la salida antes que el coche de dirección de carrera la diese y tomase posición al frente de ella, lo que pudo suponer un problema, en el desgraciado caso que se produjese un incidente, ya que en esa circunstancia, te quedas fuera del amparo del seguro que rige la marcha, al estar fuera de ella.  Suponemos que estuvo producido por un despiste o un desconocimiento de esta circunstancia (recordarlo para la próxima vez). El segundo avituallamiento adelantó unas curvas su tradicional posición en el mirador de “Pinos de Galdar” y se procedió al reagrupamiento, para realizar los últimos 8km de bajada a Artenara, por cierto en una impecable carretera  recién asfaltada y a punto de terminarse.

La Virgen de la Cuevita lucía tan bonita como siempre, esperando a los ciclistas en la puerta de la iglesia, para ser introducida en su interior por voluntarios, en esta ocasión del C.C . Saucillo. En la plaza del pueblo el párroco dio la bendición a todos los presentes y acto seguido pasamos a deglutir la paella, con la que el pueblo invita tradicionalmente todos los años a los esforzados de la ruta.

Fuente: PEDALEANDOPORCANARIAS

 

                                                                          Organiza:                                              Colabora: