Agenda Como llegar Galeria Que ver Donde comer Donde dormir Gastronomía Visita Guiada Plano turístico Historia Arqueología Etnografía Fiestas Reserva de la biosfera Espacios naturales Otros espacios Artenara Trail Artenara Vertical Marcha cicloturista Escalada Otros eventos Guía de senderos Rutas recomendadas Otras rutas Contacto

La Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, declarada por la UNESCO en 2005, abarca el 43 por ciento del territorio de la isla y una amplia zona marina en la costa suroeste.

Gran Canaria se encuentra en el archipiélago de las Islas Canarias, entre Fuerteventura y Tenerife. La isla, de origen volcánico, tiene forma redondeada y su punto de máxima altitud se localiza en el centro, en el Pico de las Nieves (1.949 metros), con una orografía de apariencia cónica. Su altitud y las características de su peculiar relieve posibilitan la existencia de diferentes microclimas y hábitats. Así, por su enorme diversidad de paisajes, Gran Canaria es conocida con el sobrenombre de “continente en miniatura”: desde barrancos y cumbres montañosas, hasta playas, bosques y acantilados.

Casi la mitad de sus 1.560 kilómetros cuadrados de territorio están incluidos dentro de la zona de la Reserva de la Biosfera que cubre, en el suroeste de la isla, los municipios de Aldea de San Nicolás, Artenara y Tejeda; todo el territorio de San Bartolomé de Tirajana, Agaete y Mogán situado por encima de los 300 metros de altitud; la franja marina, y una pequeña parte de la Vega de San Mateo, en el centro insular, incluido dentro del Parque Rural de El Nublo.

 

 

 

 

 

Este área comprende parques naturales como el de Inagua, el de Tamadaba o el de Pilancones, y la inmensa depresión de la Cuenca de Tejeda, desde cuyas montañas se despliega una red de drenaje de aguas pluviales que recorre los barrancos y los valles agrícolas hasta la costa. En general, se distinguen tres tipos de ecosistemas: uno árido y semiárido, con una vegetación protagonizada por cardones y tabaibas; otro subhúmedo, en el que destacan los bosques de pino canario (una especie única en el mundo); y un ambiente húmedo de transición, en el que hay vegetación fayal-brezal y vestigios de laurisilva. La biodiversidad de su litoral también es rica, con poblaciones de tortuga boba y de cetáceos como el delfín mular y el calderón gris.

La declaración de la Reserva de la Bioesfera de Gran Canaria constituye un reconocimiento al esfuerzo y labor de las personas que la habitan demostrando su respeto y buen hacer durante generaciones:

Artesanía   Productos artesanales y visitas a talleres artesanos
Gastronomía   Productos locales, rutas gastronómicas, fincas y granjas.
Turismo Rural   Alojamiento, puntos de interés, rutas, etc.
Arqueología   Yacimientos, ruinas, cuevas, etc.
Naturaleza   Parques naturales, valles, montañas...
el tiempo Hoy mañana