Portal Oficial de Turismo

Mirador de La Atalaya

Desde el lugar se divisan los caseríos de Las Cuevas, Caidero y Chajunco. Tras una mirada atenta a estos barrios podemos deducir que estamos en un pueblo troglodita, donde la mayor parte de los vecinos viven en modernas cuevas que son frescas en verano y cálidas en invierno. Asimismo vemos que el pueblo está en medio de los pinares. Sin movernos del lugar, podemos observar la mole del pinar de Tamadaba, y la silueta del Teide, en Tenerife. También se divisa una hermosa panorámica del casco urbano, así como la Montaña de La Cilla, en cuya cima está el Corazón de Jesús. En el Mirador de La Atalaya se encuentran dos esculturas, inauguradas en 2007, alusivas a los valores medioambientales del municipio: Forestas, que evoca el pinar, y Protego, que representa el paisaje de costas y medianias.