Portal Oficial de Turismo
Próximos eventos

We Denounce With Righteous Indignation

Joomla Page Builder Gridbox provides an intuitive and user-friendly way to ...
Read More

Blister Prevention & Treatment For Hikers

No one is immune to blisters. Blisters often curse a hiking trip, even thos...
Read More

What’s In Trend In Men’s Fashion

You can customize the view of Blog posts with a simple mouse click and imme...
Read More

Etnografía

A lo largo de su historia Artenara ha acumulado un patrimonio cultural propio de una sociedad agraria. Sus expresiones etnográficas se manifiestan sobre todo en el hábitat de la vivienda en cueva. La artesanía tradicional sobresale en la producción de la loza de Lugarejos y la tejeduría en lana, en especial en los barrios de Las Cuevas y Las Arvejas.

Las tradiciones festivas mantienen la identidad y los recuerdos de los artenarenses. (Fiestas de San Matías, Carnaval del Lagarto, San Isidro, San Antonio de Lugarejos, La Cuevita, el Cristo de Acusa y La Candelaria).

Las casas cuevas

El uso de cuevas como vivienda en Artenara se remonta a la época prehispánica. Tras la Conquista, las cuevas aborígenes siguen siendo utilizadas y moldeadas por la población, mezclándose las costumbres y usos aborígenes con los europeos. En Artenara se contabiliza el 17% de las 2.192 cuevas censadas en Gran Canaria, la única isla del Archipiélago que la utiliza como vivienda habitación.

Actualmente, por el éxodo agrícola, las casas cuevas se consideran como segunda residencia de los artenarenses y prolifera el turismo rural con el alojamiento en casas cuevas.

La artesanía

La artesanía, siempre de tipo utilitario, en Artenara adquirió mucha importancia hasta un pasado reciente, como muestra y necesidad de una sociedad agraria.

La palma y la cestería es en la actualidad una actividad artesana residual, que se sigue llevando a cabo especialmente en Acusa Seca.

El tallado de madera es representado por José Díaz, con reproducción de antiguos aperos de labranza en miniatura.

En Lugarejos pervive la característica loza de raíces bereberes, que aún se desarrolla en el Centro Locero.

Dada la climatología de la cumbre en invierno, todas las labores relacionadas con la lana son de suma importancia, por ello, en los barrios de Las Cuevas y Las Arvejas nunca han dejado de oirse el vaivén de los telares. En la actualidad está en proceso de constitución una Escuela de Tejeduría.